Una fórmula contra la soledad de los mayores