Residencias, precariedad y Cohousing en tiempos del Covid-19